Abandonó la secundaria y su trabajo en Burger King; ahora es un empresario millonario

Desarrollo Personal

Abandonó su trabajo en Burger King; ahora es un empresario millonario. Hay personas que creen que sin la educación que te da una escuela jamás lograrás un trabajo aceptable, y hay otras tantas que piensan lo opuesto. Quizá los exámenes no son todo en esta vida, y Adam Frisby es el vivo ejemplo…

Abandonó su trabajo en Burger King; ahora es un empresario millonario

Abandonó su trabajo en Burger King; ahora es un empresario millonario

Frisby, es un muchacho de veintinueve años que acostumbraba a trabajar en Burger King y no acabó la escuela secundaria. Más afirman por ahí que el que quiere puede, y contra cualquier pronóstico Adam Frisby se transformó en millonario.

Él no tenía idea de qué haría con su vida, cuando a los dieciséis año lo expulsaron de la secundaria y logró un trabajo en Burger King, donde trabajó duro para transformarse en el mánager más joven de su región; no obstante, ocasionalmente logró otro trabajo en Barclays Bank.

A los veinte años, Adam se mudó de su casa, en Norfolk a Manchester para trabajar en un reclutamiento. Desafortunadamente debió retornar de emergencia a casa cuando su hermano Peter se hirió de gravedad en un accidente automovilístico, donde perdió la vista.

“Estuvo en el centro de salud por 6 meses, y como nuestros progenitores no están cerca, me junté con mi hermana para apoyarlo. Su restauración fue una enorme fuente de inspiración para mí, puesto que seguía siendo independiente, no precisaba gente que lo cuidara. Eso cambió mi perspectiva en la vida”.

Tras percibir más o menos 1.000 dólares estadounidenses por su despido, Adam decidió exponerlo todo y crear su empresa. Siempre y en todo momento había sentido interés por la moda, con lo que esa fue la rama a la que se dirigió.

En el año dos mil trece estableció su empresa In The Style y su éxito se debió en una gran parte al empleo de redes sociales.

“Vi una ocasión en el otro lado de la moda al conectar los medios social y a las celebridades influyentes. Creí que hay una brecha acá y absolutamente nadie verdaderamente le saca provecho.

“Cuando empecé hacía competencias en redes sociales para obsequiar ciertos vestidos a celebridades, y ahí fue cuando comencé a edificar el perfil”.

Con lo que su duro trabajo y buenas conexiones han pagado; y su negocio ahora vale poco más de dieciocho millones de dólares americanos. La actitud de Adam ante estas cantidades es asombrosa:

“Siendo totalmente franco, me encantaría darles una enorme historia con un trasfondo sensible, más lo cierto es que sabía que deseaba conseguir algo para mí, y sabía que precisaba agregar dar a otros una ocasión.

“Queremos que por lo menos el sesenta por ciento de nuestro personal proceda de un fondo local, para dar a la gente en la comunidad local ocasiones de trabajo”.

De su inversión inicial de mil dólares estadounidenses, y empezando en su dormitorio, Adam ahora emplea a más de treinta personas, y busca ampliarse a un local más grande, puesto que su marca se trasportará por todo Europa, USA y Australia.

Compartir

Comentarios