Adoptó a un tierno cachorrito y meses después descubre que es un lobo; ¿qué fue lo que hizo?

Animales 350 Visitas

Adoptó a un lindo cachorrito y cuando creció, era un lobo. En el momento en que un hombre en Tucson, Texas, Arizona vio un anuncio en una casa que afirmaba cachorros gratis, la oferta estaba muy tentadora y de inmediato se aproximó a ver de qué se trataba, halló un cachorrito muy tierno prácticamente irresistible, y se lo llevó a su casa. Lo llamó Neo.

 

Adoptó a un lindo cachorrito y cuando creció, era un lobo

Neo era un cachorro que se encontraba lleno de energía y también imposible de adiestrar. Continuamente procuraba atención nunca se encontraba quieto, pero nada más era así ante su dueño; puesto que frente a los vecinos y otros humanos se amedrentaba velozmente cuando trataban de acercarse.

Si bien Neo, evitaba el contacto con humanos, era muy sociable con otros perros. Siempre y en toda circunstancia brincaba la cerca o bien cavaba para escaparse con los perros del vecino; aun, cuando edificaron una cerca más alta, Neo halló la forma de pasar sobre ella.

Es una mezcla de can y lobo, con un mayor contenido genético de lobo. Su pelo, su cuerpo alargado y ojos ambarinos son peculiaridades de los lobos, lo mismo que su comportamiento.

Además el, se rechazaba a ser tratado como un perro que siempre y en todo momento busca cariños. Cuando procuraba escapar con los perros vecinos, no deseaba compañeros para jugar, deseaba localizar su manada.

No obstante, los vecinos no estaban contentísimos cuando se brincaba la cerca, así que asistieron a la Human Society of Southern Arizona, para hallar una solución, puesto que los lobos no son tan sociables con los humanos como los canes.

“Vi a una pareja paseando a un can de patas largas frente a su casa. No era su composición anatómico lo que me llamó la atención, sino más bien su comportamiento. Neo evitaba absolutamente la interacción humana, la pareja se veía perpleja”.

La ley de Arizona, afirma que salvo que seas un nativo americano o bien tengas un permiso singular para tener un perro lobo, es ilegal. Por esta razón, debieron buscar un nuevo hogar para Neo; así que decidieron contactar al santuario de lobos en California llamado Wolf Connection, y por suerte, admitieron a Neo.

El refugio para lobos contactó al padre adoptivo de Neo, quien admitió que habría de estar en un santuario, si bien se afirmó triste por dejarlo ir creo que fue la mejor decisión que pudo haber tomado.

Una vez en el santuario, Neo fue apartado para la revisión respectiva. Por último tuvo una manada con quien vivir.

“Neo decidió que no deseaba vivir fuera de la manada, con lo que se escapó del aislamiento y corrió directo al habitat de la loba alfa, Maya”.

No le tomó nada de tiempo a Neo localizar su sitio en esta manada. En la primera noche que pasó ahí, se unió a otros lobos en su alarido nocturno, el que realizan cuando el equipo está presto a reposar.

Esta manada es la nueva familia de Neo, y ahora es un perro lobo totalmente feliz.

Compartir

Comentarios