Cuidando tu espalda para llevar una vida mejor

Salud 206 Visitas

Cuidando tu espalda para llevar una vida mejor. La espalda es, con frecuencia, injustamente olvidada. Pero su piel exige tantos cuidados como el rostro, incluidos exfoliantes, cremas y mascarillas. Al igual que el rostro, la espalda requiere de cuidados y productos especiales para mantenerla lozana. Y cuando se acercan las fiestas o las vacaciones en la playa, los escotes y trajes de baño obligan a desnudarla. Por eso hay que prepararse.

Cuidando tu espalda para llevar una vida mejor

Para la esteticista Viviana Castro, lo más importante es la exfoliación semanal, con productos especiales. “Los exfoliantes actúan por un impulso mecánico, no por tiempo de acción. Por ello, se pueden retirar una vez aplicados. Es imposible aplicarlos en la espalda con la ayuda única de las manos. Lo mejor es utilizar un cepillo de mango largo. Es importante repasar la parte alta y los hombros, donde suelen aparecer impurezas”, recomienda. En condiciones normales, las células se renuevan cada 28 días. Lo que hacen los exfoliantes es remover las células muertas que quedan en la superficie. Al eliminarlas, la piel queda más receptiva a cualquier producto que se aplique luego.

Limpieza de la retaguardia

Si se desea, se puede combinar este tratamiento con una limpieza profunda realizada en un centro especializado. “Los cuidados son similares a los que se hacen en el rostro cuando se limpia y pule la piel; se recomiendan para quienes tienen problemas con el exceso de grasa. Por el contrario, las pieles deshidratadas necesitan un peeling y una hidratación profunda. Con este tipo de tratamientos la piel queda lista para recibir el sol, para lo que se debe comenzar utilizando un filtro alto y, poco a poco, ir rebajando su graduación para que la piel se broncee lentamente, sin riesgos de manchas”, explica la esteticista Francisca Silva.

Tras la limpieza, siempre debe venir la hidratación. Se debe escoger una crema adecuada al tipo de piel. Para las espaldas secas son mejores las cremas, que aportan la misma cantidad de agua que de aceite. Para las pieles grasas se debe optar por las lociones libres de aceite. Los spray son una buena alternativa, porque se aplican fácilmente y se absorben rápido.

El dermatólogo Gonzalo Pantoja explica que la condición grasa de la espalda se debe a que ahí existen más glándulas sebáceas que en otras partes del cuerpo. Además, si la persona se toca los granitos y luego no se desinfecta, favorece la proliferación de impurezas. “En este caso también hay que tener cuidado con el sol, ya que si bien éste reseca la piel, al mismo tiempo provoca manchas, por lo que el uso de filtros es imprescindible”.

Si de preparar la piel para broncearse se trata, Viviana Castro recomienda aplicar una máscara hidratante que estimule el propio color de la piel el día previo a la exposición. “La idea es estimular la melanina con una máscara hecha con miel, jugo de tomates y zanahorias, que además hidratará la espalda. Sólo hay que dejarla actuar quince minutos y luego retirarla con agua tibia”.

Aliviando tensiones

Por último, para aliviar las tensiones y contracturas musculares que tienden a acumularse en la zona lumbar, cervical y en los omóplatos, es bueno realizarse un masaje de relajación. Gabriel Anziani, experto en kiromasaje, asegura que lo mejor es la elongación de las articulaciones a través de un masaje de microelasticidad, que brinda una mayor elongación a la columna. Esto ayuda a evitar futuros lumbagos y contracciones, porque además de los huesos, se trabaja distendiendo los músculos.

Según Anziani, las personas que pasan muchas horas sentadas necesitan realizar ejercicios de extensión y flexión de la columna cada hora, para evitar dolores por malas posturas. Se recomiendan tres movimientos: De pie, extender la espalda hacia atrás y volver. Poner las manos detrás de la nuca, y bajar la cabeza hasta que el mentón tope el pecho. Y girar alternadamente la cabeza hacia la izquierda y a la derecha, mirando por encima del hombro.

Cuidando tu espalda para llevar una vida mejor

Compartir

Comentarios