Un informe espía revela el bizarro y desagradable fetiche de Adolf Hitler

Curiosidades 400 Visitas

Un informe espía revela el bizarro y desagradable fetiche de Adolf Hitler. Desde mil novecientos treinta y nueve se supo que Hitler tenía solo un testículo. Últimamente asimismo se descubrió que tenía un “pene pequeño y deforme”. Y ahora la nueva es que asimismo tenía un fetiche sexual repugnante que te va a dejar con la boca abierta.

Conforme con el Irish Mirror, al exlíder de Alemania le agradaba comer un tanto de heces fecales a lo largo del sexo. Y para hacer las cosas un tanto más desapacibles, esta fantasía la hizo, múltiples veces, con su sobrina.

En esencia, el líder nacionalsocialista tenía una pasión por ser absolutamente degradado, y tener a una mujer parada sobre él mientras que evacuaba.

Un informe espía revela el bizarro y desagradable fetiche de Adolf Hitler

Un informe espía revela el bizarro y desagradable fetiche de Adolf Hitler

El jefe de espías, doctor Walter C. Langer, generó un informe de inteligencia para U.S.A., que tenía como objetivo descubrir la manera de vida del Führer. Y llegó a la conclusión de que Adolf Hitler era coprofílico, esto es, una persona que se excita sexualmente usando heces fecales, sobre todo, ingiriéndolos a lo largo del acto.

El documento que revela la sorprendente información fue producido por la Oficina de Servicios Estratégicos de E.U., ya antes de ser una parte del libro “Análisis Sicológico de Adolf Hitler. Su Vida y Leyenda”.

“La práctica de esta perversión representa lo más profundo de la degradación”.

– doctor Walter C. Langer.

Un informe espía revela el bizarro y desagradable fetiche de Adolf Hitler

Según lo que parece, la sobrina de Hitler, Geli Raubal, debió cargar con este acto, ya antes de confiárselo a entre los amigos de Hitler, quien después escapó. Y por su parte, uno de sus amigos nazis, Ernst Rohm, una vez se refirió a la fetichismo de Hitler, con el razonamiento de que Hitler amaba a “las muchachas de campo”.

“Cuando están en los campos y se doblan cara abajo para hacer su trabajo, de forma que se les pueda ver el trasero, eso es lo que le agrada, especialmente cuando las tienen grandes y redondas”.

Un informe espía revela el bizarro y desagradable fetiche de Adolf Hitler

Tal y como si las cosas no pudiesen ser más extrañas, asimismo la actriz alemana, Renate Müller, alguna vez manifestó que tras una noche con Adolf Hitler, este se puso en el suelo, acurrucado, y debió patearlo.

Además de esto, conforme los informes, se suicidó, si bien todavía el día de hoy hay dudas de que no fue de esta manera. La agencia de inteligencia concluyó en el informe que Hitler no era capaz de participar en el sexo normal.

Compartir

Comentarios