El envejecimiento un proceso natural que puede ser controlado

Salud 321 Visitas

El envejecimiento un proceso natural que puede ser controlado. Las arrugas son inevitables. Su aparición puede retardarse con nuevos tratamientos, pero no evitarse. Los avances de las últimas décadas han permitido el desarrollo de sustancias eficaces y de nuevos tratamientos con láser.

El envejecimiento un proceso natural que puede ser controlado

Nadie quiere envejecer, todo ser humano desea conservar esa lozanía juvenil que se tuvo durante la adolescencia, pero lamentablemente todavía no se ha inventado la fórmula mágica que pueda detener el tiempo, y con él, las indeseadas arrugas. Es esencial aceptar la realidad, y tomar las medidas necesarias para prevenir y retrasar la secuela de los surcos en la piel.

Las arrugas se producen cuando la elasticidad de las capas superiores de la epidermis se desvanece por la falta de hidratación y por la disminución de las funciones de las capas profundas de la piel. “Surgen porque la piel pierde oxígeno y elasticidad. En muchos casos, las primeras líneas se ocasionan por las expresiones faciales habituales como la risa y el enojo, y la fuerza de la gravedad que exacerba esa situación”, aclara Nathaly Gerbino, cosmetóloga especialista. Las primeras líneas de expresión se observan en zonas donde existe gran movimiento muscular, como la frente, el entrecejo y los ojos.

Es cierto que la mayoría de las personas de más de 40 años padecen de las llamadas patas de gallo, o de esas arrugas que aparecen en los pómulos y en la frente. Pero también es sabido que no hay individuo en el mundo que escape a los cambios en la piel con el envejecimiento. Una vida larga no es la única determinante del envejecimiento de la piel. La historia familiar, la genética y los hábitos ejercen un profundo impacto sobre el inicio de los síntomas relacionados con la edad. 

El envejecimiento

El envejecimiento sucede en el organismo desde el nacimiento. Y puede acelerarse por factores externos -el sol, el frío, el viento, el estrés, la negligencia de los cuidados básicos de la piel, la sequedad, la contaminación, el tabaco y el alcohol- e internos como la mala nutrición y ciertas enfermedades. “Nadie puede detener el envejecimiento. A medida que pasan los años, el cuerpo sufre una disminución en las fibras de colágeno y elastina, que son las encargadas de brindarle el grosor y la lozanía a la piel”, asegura Marisol Carvalho, dermatóloga especialista.

De todos los agentes de riesgo del envejecimiento cutáneo, la exposición a la radiación ultravioleta del sol es el más grave. De hecho, la mayor parte de las consecuencias del envejecimiento cutáneo tienen lugar en sujetos que se han expuesto repetidamente al sol, como los granjeros, pescadores, trabajadores de la construcción, entusiastas del aire libre y otras personas que trabajan a la intemperie. Además, quienes viven en áreas donde la capa de ozono ha disminuido, como en climas meridionales o a grandes altitudes, tienen más posibilidades de presentar piel fotodañada; no obstante, ninguna localización geográfica está libre de riesgo.

“En los países tropicales los efectos de los rayos solares son los principales causantes de que hombres y mujeres de 25 años sufran de envejecimiento prematuro”, asegura Gerbino. Asimismo, Carvalho explica que “el daño del sol es acumulativo. Es decir, si durante la niñez y la adolescencia no se tomaron las precauciones necesarias, las consecuencias no se borrarán con el tiempo. La inconsciencia se hará evidente en la adultez y en la vejez mediante la aparición de las arrugas”.

Algunas soluciones

Ante cualquier recomendación, es primordial saber que el mejor tratamiento para el envejecimiento cutáneo es usar la protección solar, llevar un estilo de vida saludable, hacer ejercicio diariamente para estimular la circulación, llevar una dieta rica en cereales, fibras, fruta fresca y verduras, reducir el estrés, la tensión y el tabaco. “Para prevenir las arrugas es necesario tomar antioxidantes como las vitaminas, utilizar hidratantes para la piel, eliminar el cigarrillo y cuidarse del sol”, señala Carvalho.

En el mercado existe un sinnúmero de métodos estéticos y médicos. La diferencia entre ellos se encuentra en los estudios científicos que avalan y respaldan los resultados. Actualmente se pueden conseguir desde merengadas y pastillas hasta cremas “mágicas” que aseguran acabar con el problema, pues se ha comprobado que la eliminación de las arrugas a través de un producto es una promesa que vende por sí sola. Previamente a la compra o aplicación de algún tratamiento, es vital conocer el profesionalismo del especialista y el reconocimiento en el ámbito mundial de la técnica.

Dentro de los métodos estéticos más efectivos se conoce el lifting por fisioestimulación. Consiste en una serie de electrodos que se pegan sobre los músculos y los ayudan a ejercitarse. Sus efectos son una mejoría en el grosor y la calidad de la piel; también colabora a que las arrugas no se marquen progresivamente. “Es mentira decir que con una sola sesión basta. Se necesitan como mínimo diez para retardar los efectos. También hay que saber que si las arrugas son muy marcadas este método no es el ideal”, aclara Gerbino.

Otra opción recomendada por la cosmetóloga Gerbino es el Biocomputer. Se trata de una técnica de revitalización facial que ayuda a tonificar los músculos de cara y cuello. Estimula suavemente los músculos faciales mediante la aplicación de microcorrientes de bajo nivel, en aquellas áreas en las que exista pérdida de la firmeza de la piel. La cantidad de sesiones a realizarse es variable y depende de la edad del paciente y de las condiciones en que se encuentre su piel.

En el caso que se quiera activar la circulación sanguínea y linfática y reducir la flacidez, el Endermologie es el adecuado. Se trata de una técnica francesa aprobada por la FDA (Food and Drugs Administration -por sus siglas en inglés-), que ofrece un enfoque terapéutico novedoso, para combatir tanto las arrugas como la celulitis.

También se encuentran los peelings químicos. Ayudan a restaurar esa piel arrugada. Entre los productos usados encontramos el ácido tricloroacético, alfa-hidroxiácidos o beta hidroxiácidos, retinol y el ácido glicólico, que para fines estéticos se usan en bajas concentraciones. Su acción consiste en eliminar las células muertas y las capas superiores de la epidermis, con la idea de dejar una piel nueva y de apariencia más joven.

Como último tratamiento estético se encuentra la micro dermo-abrasión, llamado también lunch peeling , ya que sólo hace falta unas horas para eliminar los surcos poco profundos. Se usan las sales de óxido de zinc para realizar un efecto de pulitura sobre la piel.

Es importante saber que todos estos métodos se deben acompañar de una buena hidratación, bien a través del ultrasonido o por medio de la utilización de cremas con colágeno, coenzima Q10 y caviar. “La piel posee un factor natural de hidratación, pero con los años se pierde, así que es fundamental proveerla de agua y de componentes que eliminen la resequedad”, explica Gerbino. Seguidamente, Carvalho agrega que como hábito casero es recomendable usar productos con keratina, té verde, antioxidantes, ácido retinoico y glicólico.

Cuando se trata de operaciones medicas

En ocasiones el esteticista invade el campo del médico y viceversa. En algunos casos, se traduce en negligencia. Para que esta situación no se presente de manera frecuente, es esencial el trabajo en conjunto entre el cosmetólogo, médico cirujano y dermatólogo. Hay que dejar claro que existen métodos como el Botox; el foto rejuvenecimiento con láser; la inyección de sustancias de relleno como el ácido hialurónico, cuya acción no produce granulomas, ayuda a la reconstrucción de las elastina y el colágeno, y es ideal para las arrugas del surco nasogeneano; y la propia grasa del cuerpo que deben ser realizados por médicos especialistas. De lo contrario, la persona puede poner en riesgo su apariencia.

Los avances en la ciencia han ayudado de gran manera a crear procedimientos efectivos para retardar las señales de la edad. Un ejemplo es la vacuna antienvejecimiento y la inyección de prótesis líquidas que actualmente están siendo analizadas y estudiadas para su futura aplicación. Dentro de las técnicas más novedosas están el foto rejuvenecimiento con láser, que consiste en la aplicación de la luz láser sobre la piel. Produce una estimulación del colágeno que trae como efecto inmediato un rostro lozano sin pequeñas arrugas, manchas o venitas (telagetasis). En Europa, específicamente en España, se aplica desde hace un año y medio; en Estados Unidos se utiliza desde hace tres meses. “Este tratamiento no necesita anestesia y no produce descamación ni enrojecimiento. Se puede usar en la cara, el cuello, el escote y las manos”, afirma Carvalho. Por su parte, Gerbino señala que es una buena opción para las personas que no poseen mucho tiempo para procedimientos largos y que desean mejorar las arrugas gruesas y profundas.

Otro método que tiene tiempo en el mercado es el Botox o las llamadas toxinas botulínicas. Son recomendadas para tratar aquellas arrugas ubicadas en las zonas de movimientos como las de la frente, el entrecejo y las periorbitarias (ojos). Este procedimiento produce parálisis muscular transitoria, por lo que debe ser inyectada por un médico profesional, pues los efectos pueden ser peligrosos.

El envejecimiento un proceso natural que puede ser controlado

Compartir

Comentarios