El motivo por el que nadie debería comer nieve

Curiosidades 289 Visitas

El motivo por el que nadie debería comer nieve. Alguna vez en nuestra infancia, mientras caía la primera nevada del año, nos acercábamos con emoción hacer bolitas de nieve, y hasta la nieve que recogíamos nos lo llevábamos a la boca, y aunque nos sabía un poco feo no nos importaba. Y tampoco pensábamos que hacíamos algo mal, ya que en la escuela nos han enseñado  que la nieve blanca es sinónimo de pureza.

El motivo por el que nadie debería comer nieve

Pues bien ahora se van a sorprender por que a las personas que les encanta comerse la nieve lo están haciendo súper mal. Ya que un estudio realizado por la revista Environmental Science: Processes & Impacts, ha determinado que tras analizar la nieve que cae y muchas personas se las lleva a la boca, es un estupendo imán recolector de componentes contaminantes producidos por los autos y que se encuentran flotando en el aire. Así que si alguna vez hemos comido nieve en realidad hemos ingerido un asqueroso helado de polución.

El motivo por el que nadie debería comer nieve

El motivo de este estudio es para analizar las partículas toxicas que no solo hacen daño en el aire, sino que también afectan al medio ambiente una vez que llegan a tierra y luego son arrastradas por la lluvia. Las conclusiones de este estudio no son nada alentadoras, ya que las toxinas se filtran en la tierra o vuelven al aire.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores de la universidad McGill de Montreal Canadá, utilizaron una cámara de nieve para recrear diferentes tipos de esta precipitación nevada intensa, ventisca, nevada ligera y a su vez introdujeron diversos contaminantes que provenían del tubo de escape de los autos como: tolueno, etilbenceno, xilenos, y benceno.

El motivo por el que nadie debería comer nieve

Tras dejar reposar la nieve durante una hora, los científicos la analizaron y concluyeron que los agentes contaminantes se habían mantenido atrapados en los pequeños cristales del hielo y cuando se derritieron las partículas emprendieron un viaje con un doble camino, unos se dirigieron al aire y otros se quedaron en el agua.

El motivo por el que nadie debería comer nieve

Compartir

Comentarios