Encuentran los restos de una momia en Mongolia que al parecer estaba usando Adidas

Curiosidades

Encuentran los restos de una momia en Mongolia que usaba tenis Adidas. Las fotografías de una momia de Mongolia han sido enormemente compartidas en los últimos días, esto tras la nueva noticia de que no solamente se hallaron los restos de esta mujer sepultados en una tumba, con más de mil cien años de antigüedad, sino un pequeño detalle llamó la atención de todos: los zapatos que emplea son idénticos a unos tenis Adidas.

Encuentran los restos de una momia en Mongolia que usaba tenis Adidas

Encuentran los restos de una momia en Mongolia que usaba tenis Adidas

Esta mujer, cuya edad hasta el instante de su muerte fluctúa entre los treinta y cuarenta años, se halló sepultada con una bolsa, un peine y un espejo, como 4 cambios de ropa. Nada sorprendente para los arqueólogos, quienes la describieron como un descubrimiento normal, puesto que piensan que era una mujer “ordinaria”.

Los científicos piensan que murió en las Montañas Altai tras padecer una grave herida en la cabeza. Sus restos se hallan bien conservados, tanto que restos de piel y pelo todavía están adheridos a su cuerpo.

Galbadrakh Enkhbat, directivo del Centro de Cultura de Mongolia, declaró lo siguiente:

“Las botas de fieltro son a la rodilla, las suelas son de cuero, y la punta ha sido cosida con listas en colores rojo brillante”.

Sin pretensión en broma, el directivo comentó el enorme similar que sus zapatos tienen con los deportivos actuales:

“Estas rayas, cuando el descubrimiento se hizo público, fueron equiparadas y se halló una enorme semejanza con los zapatos de Adidas. En este sentido, son un interesante objeto de estudio para los etnógrafos, especialmente cuando el estilo es muy moderno”.

Además de esto, en su bolso hallaron un kit de costura y apreciaron que el bordado del bolso y los zapatos era afín, con lo que están seguros de que el bordado fue hecho por lugareños, particularmente por ella, puesto que piensan que era una costurera.

El cuerpo se hallaba sepultado a dos mil ochocientos metros de profundidad, con lo que el tiempo contribuyó a la preservación del mismo, y el frío asistió a que las lonas y el cuerpo se sostuvieran en estupendas condiciones.

“Parecía tal y como si se la indumentaria la hubiese utilizado hace algunos días. Si hubiese sido sepultada en el suelo, seguramente nada de ella se habría encontrado”.

Compartir

Comentarios