Visita la tumba de su padre para cumplir una promesa: celebrar juntos la victoria de los Cachorros

Curiosidades 101 Visitas

Escuchó el triunfo de los Cachorros ¡con su padre muerto!. Lo más esencial para un hombre es su palabra, con lo que, si se hace una promesa, hay que cumplirla a como de sitio, y más si esta promesa se le hizo a su padre.

Wayne Williams, ahora de ochenta y uno años, le había prometido a su padre (del mismo nombre) que cuando los Cachorros estuviesen en una Serie Mundial, y ganasen el torneo, escucharían juntos el partido. No obstante, como sabemos, este equipo se tardó un poco para estar en la final del beisbol de las Grandes Ligas y lograr el título.

Escuchó el triunfo de los Cachorros ¡con su padre muerto!

Escuchó el triunfo de los Cachorros ¡con su padre muerto!

La cuestión es que tanto se tardaron los Cachorros (ciento ocho años) que el padre de Wayne murió (en mil novecientos ochenta), mas su hijo sostuvo su promesa a lo largo de los treinta y seis años que han pasado desde la muerte de su padre.

Solo que la cosa no fue tan simple, puesto que su padre está enterrado en Greenwood, un suburbio de Indianápolis, y Wayne ahora vive en Carolina del Norte, mas al saber que los Cachorros tendrían un séptimo juego, donde podrían coronarse vencedores, condujo toda la noche para llegar a el sepulcro de su padre ¡y oir juntos el partido!

Escuchó el triunfo de los Cachorros ¡con su padre muerto!

“Hablé con mis hijos y les hice saber que tenía una promesa con mi papá. Cuando los Cachorros estuviesen en una Serie Mundial, nos íbamos a asegurar de oír los partidos juntos”.

Y bueno, el tiempo llegó, con lo que este hombre viajó los novecientos ochenta y siete quilómetros que debía distancia desde su casa hasta el sitio donde están los restos de su padre ¡y cumplió con su promesa!

Escuchó el triunfo de los Cachorros ¡con su padre muerto!

Wayne narró que su padre fue militar, como se corrobora en su lápida, y ya antes de combatir en la II Guerra Mundial, adiestraban en la ciudad de Chicago, donde los llevaban al Wrigley Field, casa de los Cachorros, a ver el beisbol como distracción.

De estos instantes brotó el fanatismo cara este equipo, que entonces le transmitió a su hijo.

Por fortuna asimismo los Cachorros cumplieron con su una parte de acabar con la maldición de más de un siglo sin poder ganar un torneo, lo que ha liberado todo género de reacciones y asimismo de historias emotivas como la de Wayne.

En ciento ocho años era de aguardarse toparnos con tantas anécdotas, y las que seguro faltan por conocerse, si bien desafortunadamente, asimismo en un tiempo tan largo, no resistieron el correr del tiempo y murieron, si bien lo hecho por este hombre de palabra, ¡trascendió a la muerte!

Compartir

Comentarios