Esta abuelita de 102 años y fan de los Cachorros vendía hot-dogs en la Serie Mundial de 1945

Curiosidades 93 Visitas

Fanática de 102 años de Chicago vendía hotdogs en 1945. La última vez que los Cachorros de la ciudad de Chicago jugaron una Serie Mundial fue hace setenta y uno años, en mil novecientos cuarenta y cinco, la final para la que muchos jugadores estrella terminaban de retornar de la Segunda Guerra Mundial. Irene Mooney, entusiasta de los Cachorros y de ciento dos años, estuvo ahí; mas no como espectadora, sino más bien vendiendo hot dogs en las gradas.

Irene trabajaba en el Wrigley Field cuando vio caer a los Cachorros en la última final que jugaron hasta el momento, conocidos por no haber ganado la Serie Mundial desde hace ciento ocho años, siendo el equipo más viejo en activo en la Liga de béisbol de E.U. (anterior a esta sequía, era un equipo multicampeón).

Fanática de 102 años de Chicago vendía hotdogs en 1945

Fanática de 102 años de Chicago vendía hotdogs en 1945

Irene explica que desde las siete de la mañana comenzaba a vender los hot dogs en la Serie Mundial. Un hot dog costaba diez centavos entonces, recuerda. El trabajo lo consiguió por una amiga que trabajaba ahí.

Recuerda que no pudo ver el juego seis pues había mucho trabajo. A lo largo de muchos años vendió hot dogs, mas no era solo un trabajo, sino era una enorme fanática: “siempre preguntaba al mundo entero si habían ganado al acabar el juego”.

“Para mí era fundamental que ganasen cada juego, si ganaban me ponía muy feliz. Espero que ganen esta final.”

Fanática de 102 años de Chicago vendía hotdogs en 1945

Otra seguidora de este equipo, Dorothy Farrell, tiene noventa años, y está aguardando desde mil novecientos ochenta y cuatro que ganen. Es una celebridad, y siempre y en todo momento la pueden hallar de manera fácil, puesto que siempre y en toda circunstancia se sienta en exactamente el mismo asiento desde hace unos años. Desde mil novecientos ochenta y cuatro ha asistido a todos y cada uno de los juegos de los Cachorros.

“No me preocupo por Cleveland, no pensé que llegaría este día. Quisiese que mis hermanos estuviesen vivos para poder ver esto, uno murió en la guerra y otro está en la prisión, y otros 2 que están fuera de los U.S.A. y amaban a los Cubs; mi padre asimismo era entusiasta, mas asimismo ha muerto. Solo queda esta ancianita, no se de qué forma festejaré, quizá con un Jagermeister”.

La abuela, que afirma que jamás toma anterior o bien a lo largo del juego, respondió a el interrogante de qué va a hacer si ganan los cachorros: “No sé, creo que me marcho a morir”.

Fanática de 102 años de Chicago vendía hotdogs en 1945

Compartir

Comentarios