Gritó a una cueva esperando escuchar su eco… le respondió un hombre atrapado

Curiosidades

Gritó en una cueva para escuchar su eco pero le respondieron. Todos hemos jugado con el eco que se genera en lugares solitarios, gritando para percibir de vuelta nuestra voz.

Izaak Eglington, un joven de diecinueve años de edad, a forma de juego grito en la entrada de una gruta que se hallaba en el bosque Plymbridge, en Plymouth, Inglaterra, su sorpresa fue tan grande al no escuchar su eco, en cambio recibió una contestación plenamente diferente.

Gritó en una cueva para escuchar su eco pero le respondieron

Gritó en una cueva para escuchar su eco pero le respondieron

Izaak se hallaba dando una caminata por el bosque así como su amiga Emily Thompson, cuando se hallaron con una extraña cueva artificial; con lo que decidió gritar a los pies de la entrada y para su horror escuchó a alguien hacerlo de vuelta.

Sorprendido frente al sonido de la otra persona que le hablaba, decidió regresar a gritar, y al percatarse de que la voz que procedía del interior no era la suya, de forma inmediata solicitó ayuda para efectuar un rescate.

La voz que le respondió era de James Thompson, un hombre de cincuenta y uno años que llevaba más de un mes desaparecido.

Izaak afirmó en una entrevista:

“Estaba completamente horrorizada. No aguardaba una contestación, mas estoy tan feliz de haberlo encontrado. Fue solo por curiosidad que fui y miré para abajo; no creía que alguien iba a estar adentro”.

Curiosamente, el señor Thompson había estado atrapado en el orificio a lo largo de cuando menos una semana y media. Se piensa que llegó hasta ahí arrastrándose para cobijarse tras resultar herido.

Izaak narró a la prensa local:

“Entré en la gruta y le pregunté a Emily si deseaba venir tambien, mas afirmó que no. Seguí gritando ‘hola’ una y otra vez para escuchar el eco, solo por diversión y hacer que Emily se animara. Entonces me subí a una sección que conduce a otro orificio y grite ‘hola’ nuevamente, fue ahí en el momento en que me dieron una contestación. Obviamente me atemorizó, en tanto que solo había oscuridad, y todo cuanto tenía era mi flash del teléfono. Paseamos de regreso para distanciarnos de la zona, mas aún no creia que había oído a alguien, asi que afirmé que volvería para corroborarlo”.

“El hombre estaba tan desmejorado y deshidratado que estaba muy cerca de la muerte. Tenía suerte de estar vivo tras ser visto por última vez en una estación de servicio hace más de un mes”. Recordó Izaak el instante en que vio al señor de cincuenta y uno años tirado en la gruta.

Mas ya no te cuento más y te dejo el vídeo del interior de la cueva, a fin de que veas donde fue encontrado James Thompson

Compartir

Comentarios