#LadyMicro se vuelve viral: descubre el secuestro de una niña ¡y la salva!

Curiosidades 2061 Visitas

#LadyMicro se vuelve viral al evitar robo de una niña. Un día común en un microbús: una pequeña llorando en el recorrido. Algo frecuente. No obstante, esta chavala, ahora llamada #LadyMicro, puso atención a determinados detalles que la llevaron a descubrir que realmente ¡estaban secuestrando a una pequeña!

Todo empezó cuando la joven, de nombre Maca Díaz, que vive en Chile, estaba aguardando el autobús y súbitamente apareció a su lado una pareja con una pequeña pequeña de más o menos cuatro o bien cinco años, llorando. Al comienzo, esto no fue algo que levantara sospechas en ella. No obstante, al subir al microbús se sostuvo cerca de la pareja y la pequeña, y comenzó a apreciar algo raro…

Mas dejemos que sea la propia Maca quien nos cuente de qué forma sucedieron los hechos, tal como lo publicó en Fb, si bien debido a la enorme cantidad de comentarios, Maca decidió eliminarlo:

#LadyMicro se vuelve viral al evitar robo de una niña

#LadyMicro se vuelve viral al evitar robo de una niña

“Estimados amigos: Voy a contar una experiencia bien fuerte que me tocó vivir este fin de semana, espero que todos tengamos conciencia y que hagamos algo a este respecto para evitarlo. No deseaba publicarlo mas mi gente próxima me persuadió de que era lo mejor.

El fin de semana tomé micro en Baquedano a eso de las 15:00 hrs, el recorrido de la doscientos diez en un instante en que el metro estaba con un inconveniente. Por esas cosas de la vida… Tomé esa micro, de ese recorrido.

Se aproximaba la micro y junto con ella se aproximaban 2 personas con una pequeña de más o menos cuatro o bien cinco años que venía llorando. Se suben a la micro… y no me dejaba de impresionar el lloro de la pequeña. En eso me saco los audífonos y me quedo atenta a la situación.

Era una micro larga y se pusieron en la parte detrás y quedé en la una parte de en medio. Prosigo atenta, estos tipos no calmaban a la pequeña, a la inversa, le charlaban de forma bastante violenta, y prosigo escuchando que deseaba a su mamá esta pobre chiquitita. En todo instante esta situación me tenía muy angustiada y creí que si no hacía nada no me lo excusaría nunca…

De esta manera es señores, esta situación cumplía con todas y cada una de las peculiaridades de ser un hurto de un niño…

Por impulso me dirigí a charlar con el chofer de micro y le dije: ‘Señor, necesito solicitarle que por favor detenga la micro, ponga las luces de urgencia y cierre las puertas’. Y prosigo diciéndole: ‘en la una parte de atrás hay una mujer peruana y un tipo colombiano con una pequeña pequeña… Desde el instante en que me subí a la micro la pequeña no deja de llamar a su mamá y cuando me subí con ellos en la parada de Baquedano ya venían con un aspecto sospechoso’. A lo que pensé en mí, ‘este señor no va a hacer nada y proseguirá el recorrido’; y merced a Dios fue todo lo opuesto.

Me responde: “Sí mi pequeña, por supuesto”.

Detuvo la micro cerca de calle Argomedo. Y en eso cierra las puertas y la gente estaba con cara de extrañada. Llamo a carabineros y me responden NUEVAMENTE GRACIAS A DIOS y como jamás, inmediatamente. Les explico por teléfono todo cuanto les miento en el texto… y mientras que me sostenían online afirmaban lo típico: ‘cenco, algún móvil próximo a calle Argomedo con Vicuña Mackenna’, y sus códigos raros… El punto es que me señalan que hay una patrulla a 2 minutos de nuestra localización. Me solicitan pasarle al chofer para darle ciertas indicaciones y después corte el teléfono.

Más tarde la gente le comienza a consultar al chofer qué sucede y que si estaba en pana. A lo que el chofer responde que ‘no, mas que no deben bajar del bus… que proseguirá el recorrido en unos minutos’.

Pasaron unos segundos más y se aproxima carabineros por la parte izquierda de la micro. Yo no quitaba la vista de la situación,

En eso veo que este hombre colombiano, al ver que carabineros llegaron al autobus, empieza desesperadamente a tocar el timbre… al ver que el chofer no abría las puertas, empezó a forcejar la puerta con la mujer peruana… (la pequeña proseguía llorando sin parar, llamando a su mamá). En eso, sin pensarlo, me dirijo a donde este hombre y le digo ‘¿y tú a dónde vas?’, y me dice: ‘es que estamos apurados y la micro no avanza, no te metas’, y le digo ‘¿y esta pequeña, hijo puta?! ¿de dónde la sacaste?’. Él me respondió que era su ‘sobrina’. Me acerco a la pequeña y le pregunto ‘¿este hombre es tu tío?’, y la pequeña me afirma lamentablemente y llorando realmente fuerte ‘Nooooo, ¡deseo a mi mamá!’; a lo que le grito: ‘¡Te birlaste a la pequeña, weon de mierda!’.

En eso, de manera instantánea, aparecen carabineros por la parte delantera de la micro… Una carabinera toma a la pequeña y 2 carabineros más toman a estos géneros de la micro y los bajan. Los carabineros les solicitan sus carné de identidad o bien pasaporte, a lo que responden que no tienen. Después de eso los suben al retén.

La carabinera me felicita por mi actuar, puesto que en el retén situado de Metro Baquedano, ciertamente, habían recibido la demanda del hurto de una menor, que lo más probable que se tratase de ella.

Les digo a carabineros que lo que hice fue solo detención ciudadana, que no deseo participar en el proceso y que por favor hallen a la mamá de esta pequeña.

La carabinera me da las gracias de nuevo y se marchan. Yo prosigo el recorrido y una señora me dice: ‘mi pequeña, te pasaste por tu osadía, le salvaste la vida a esa niña’; y respondo: ‘Claro, es super simple entregar las gracias; y por qué razón absolutamente nadie de las diez o bien quince personas de esta micro hizo algo? Si no fuese por mí, esta pequeña mañana quizás quién sabe dónde estaría… Cuando veamos esto hagamos algo; no se queden mirando de qué forma pasan las cosas’.

No pensé en lo que hacía en su instante. Lo único que sé es que acabé con mucha sofocación, saña y una adrenalina espantosa. Primero que todo soy madre y me muero si a mi hija le pasa algo de este modo.

Los testimonios que aparecen en la red de redes son reales. Tengamos cuidado con nuestros hijos y tengamos más cuidado y más atención en las calles.

Si ven algo similar. ¡Observen y actúen!”.

Compartir

Comentarios