Las piscinas pueden enfermar tus oídos

Noticias 254 Visitas

Las piscinas pueden enfermar tus oídos. Las piscinas son estanques artificiales destinados al baño y a la recreación en la estación de verano. Existen centros recreacionales que ofrecen diferentes tipos de piscinas para el óseo y la relajación. También las piscinas pueden ser olímpicas y son para el adiestramiento deportivo como la natación, en donde se realizan grandes torneos y competencias.

Cuando las piscinas no son debidamente tratadas y no se les realiza la limpieza al agua, ni se les agregan las cantidades adecuadas de productos desinfectantes como el cloro, pueden producir graves enfermedades sobre todo a los niños y mujeres embarazadas que son los más propensos al riesgo.

Las piscinas pueden enfermar tus oídos

Las piscinas pueden enfermar tus oídos

Una de las enfermedades más comunes que se producen con el uso de las piscinas es la otitis. La otitis es una inflamación en el tímpano debido a la acumulación de líquido en los oídos, permitiendo la formación de microorganismo por la presencia de la humedad, por el uso frecuente de las piscinas. Esta enfermedad se presenta por la presencia de líquido, puede ser de tipo seroso o parecido al agua o mocoso; se produce por una infección generada por las bacterias. Los síntomas son: dolor de oído, fiebre y pérdida del equilibrio. No se debe utilizar bastoncitos higiénicos ya que elimina la capa de cerumen que protege al oído, permitiendo que entren los gérmenes.

Se deben utilizar tapones adecuados para los oídos y aplicarse productos preventivos que sirvan para secar el oído después del baño.

Es mejor bañarse en la playa que en la piscina, porque se producen menos casos de otitis al sumergirse en agua del mar que al no tener cloro es menos irritante.

Si se presentan dolores de los oídos y secreciones la persona debe acudir a un centro de salud. Hay varias formas de detectar esta enfermedad, lo mejor es realizar un cultivo para averiguar cuál es el agente patológico que ocasiona el dolor y la secreción; así le recetaran el tratamiento adecuado.

Generalmente se utilizan gotas para los oídos que contienen antibióticos y antiinflamatorios, que ayudaran a eliminar la infección o al hongo. En casos extremos se recetan antibióticos por vías orales y si la persona tiene mucho dolor puede ingerir analgésicos. Con el tratamiento de antibióticos la persona debe sentir una mejoría en 48 horas, pero los síntomas pueden persistir durante varias semanas. Según la gravedad del paciente.

Esta enfermedad es conocida como la otitis del nadador, debido a la exposición extrema a la humedad; una manera de prevenirla es colocando unas gotas de alcohol cuando la persona termina de bañarse en la piscina y luego se la retira con agua limpia.

Esta enfermedad no es contagiosa por lo tanto se puede hacer su rutina normal siempre y cuando no se presenten cuadros de dolor y fiebre.

Compartir

Comentarios