Los niños tienen que acostarse leyendo un libro, no viendo la TV

Curiosidades 347 Visitas

Los niños tienen que acostarse leyendo un libro, no viendo la TV. Como padres, todos queremos que nuestros hijos tengan algunos intereses en común con nosotros: para algunos, lo importante es el deporte, mientras que otros prefieren que salgan estudiosos. La educación es algo importante, y por eso, siempre ha sido objeto de investigación. En este caso, se han demostrado efectos sorprendentes de lo que puede hacer la lectura en nuestros niños.

Los niños tienen que acostarse leyendo un libro, no viendo la TV

Y es que no hay nada peor que hacer que los niños se duerman viendo la televisión, el ordenador o jugando a videojuegos. La luz de la pantalla suele mantenerlos más tiempo despierto, así que una buena alternativa siempre será el papel. La lectura fomenta la imaginación, y eso se ha sabido desde siempre.

Pero gracias a los últimos estudios, se ha podido comprobar que una lectura analítica, aumenta el riego sanguíneo hacia el cerebro, sobre todo a la corteza prefrontal. Esto hace que el niño pueda desarrollar mejor la percepción del mundo que le rodea. Y si leemos con ellos algunas obras que den algunos valores positivos, como por ejemplo, la unidad de la gente, o la empatía, pueden desarrollar también estos buenos valores.

El estudio, desarrollado por el Stanford Center for Cognitive and Neurobiological Imaging, también habla de potenciar las habilidades de los niños a través de los juegos que no sean electrónicos.

Nosotros siempre pensamos que nuestra infancia fue mejor, sin tanta televisión, con juguetes bastante mecánicos, y muy manuales. Y tal vez tengamos razón, puesto los niños se desarrollan mediante los juegos. Y juegos como una pelota, una muñeca, o incluso la arcilla o el barro, pueden ayudar a mejorar sus capacidades.

Por supuesto, también podemos considerar el libro como un juguete. El niño debe comprender, cuanto antes, que un libro le da grandes posibilidades a la hora de imaginar: les introduce en un mundo de fantasía que ellos pueden controlar. Y por eso, cuando se les lleve a una librería, verán que tienen todo un mundo, o más, a sus pies.

Claro está, no hay que obligarles a leer, sino inculcarles el deseo por leer. Y eso también se debe hacer dando ejemplo por nuestra parte. Pasar buenos ratos antes de dormir, leyendo juntos, puede ser una buena práctica para desarrollar sus capacidades, pero también para establecer lazos de unión.

Los niños tienen que acostarse leyendo un libro, no viendo la TV

Compartir

Comentarios