Esta atleta prefirió quedar en silla de ruedas antes que practicarse un aborto

Amor 255 Visitas

Mónica Santos, la atleta paralímpica que se negó a abortar. Su historia no tiene nada que envidiarle a ningún guion cinematográfico. A los dieciocho años fue diagnosticada con un extraño sufrimiento llamado angioma medular, por lo que le era precisa una operación urgente a fin de que pudiese continuar caminado por cuenta propia.

Aunado al diagnóstico, se enteró que estaba encinta, y debido a los peligros de la operación, los médicos le recomendaron que interrumpiese el embarazo. Mas se negó tajantemente y decidió proseguir con la gestación.

Mónica Santos, la atleta paralímpica que se negó a abortar

Mónica Santos, la atleta paralímpica que se negó a abortar

Cuando dio a luz a Paola, programó su operación, mas la consecuencia de su cariñosa resolución fue quedar parapléjica.

Afortunadamente tuvo el apoyo incondicional de su familia, lo que le dejó encarar con entereza el gran reto de criar a su hija y aprender a vivir con su nueva condición física.

Mónica Santos, la atleta paralímpica que se negó a abortar

“Pude haber quedado tetrapléjica, mas creo que Dios me compensó por no haber matado la semilla que tenía en mí y al final quedé parapléjica”.

Da Silva había practicado múltiples deportes desde el instante en que era joven, y tras la operación siguió haciéndolo. Tras cierto tiempo escogió practicar esgrima, y trece años después ha ganado más de treinta medallas, es tetracampeona brasileira, bicampeona de América y participó en sus primeros Juegos Paralímpicos.

Mónica Santos, la atleta paralímpica que se negó a abortar

Pese a que no ganó ningún duelo ni medalla, Da Silva consiguió la mejor recompensa: el amor y apoyo incondicional de su hija.

Compartir

Comentarios