Entró a la ciudad fantasma de Fukushima y capturó estas increíbles fotografías

Curiosidades

Se filtra en ciudad radioactiva abandonada y lo fotografía. Fukushima, es una zona descuidada que tenía en torno a cien mil residentes antes de ser evacuada, debido al Terremoto del “Gran Este” de japón en el dos mil once, y que por su magnitud (9.o grados en la escala sismológica de Richter) dio pie a un desastre radiactivo épico. Este panorama fue exactamente lo que motivó al fotógrafo Keow Wee Loong para ir a la zona y captar este lugar que está detenido en el tiempo.

El fotógrafo menciona que al entrar en la urbe no vio ningún humano por las calles, solo animales salvajes, semáforos que siguen marchando y en los supermercados todavía seguían colgadas en su sitio gacetas para adultos y calendarios del dos mil once.

Se filtra en ciudad radioactiva abandonada y lo fotografía

Se filtra en ciudad radioactiva abandonada y lo fotografía

Loong se coló a Fukushima, pasando los guardas de seguridad, las puertas de metal e inclusive escapando de animales únicamente por una finalidad: deseaba saber de qué manera se veía una urbe espectro.

“Fui ahí por el hecho de que estaba procurando tomar fotografías de Fukushima, un pueblo espectro, pues tenía la información de que el gobierno iba a reabrir la urbe este año.

“Caminando por Fukushima a primera hora de la mañana es verdaderamente pacífico. La urbe está vacía y las luces del tráfico siguen funcionando”.

Ahora, describe lo que fue una parte de su travesía:

“Fui a Tamioka, Futaba, Okuma y Namie. Comencé mi travesía a las dos am y acabó entre las cuatro y cinco pm. Atravesé las 4 urbes perjudicadas en la zona de exclusión. No me dejaron retratar y pasear la zona de exclusión. La policía nipona afirmó que era un sitio peligroso, en especial para un fotógrafo y no me dejaron deambular por ahí”.

Alén de llegar a una urbe de amenaza nuclear, la primordial preocupación de Loong era otra, ahora los animales salvajes dominaban esa ciudad:

Inclusive, y tras la negativa de la policía, el fotógrafo no renunció en su misión y se ocupó de hacer todo lo que es posible para colarse en la urbe para apresar la belleza del abandono en este panorama nipón.

Ya antes de aventurarse a ir a la urbe, Loong se preocupó por tomar las cautelas de seguridad, aun fue al departamento de Greenpeace en el país japones para conseguir información y ayuda, pero no recibió ninguna contestación.

“Era una urbe vacía con mucha comida en descomposición en el súper. Todo continúa como se quedó tras la evacuación en el dos mil once. Pensé en los animales salvajes y en que los perros me ladrarían de noche. Aun fui perseguido por uno. Eso fue aterrador”.

Las fotografías de Loong enseñan la apariencia de una urbe espectro. El fotógrafo recuerda pasear por las calles de Fukushima como el rey de un planeta en decadencia y descuidado. Entraba a los supermercados y a tiendas donde aún se hallaban llenos de mercadería, libros, joyas, comestibles, todo.

Puedes ver las fotografías de Long en Fukushima en el próximo video:

En fechas recientes, urbes como Neime, que fue una de las perjudicadas por el terremoto ha sido reabierta. Al fin, tras 6 años los habitantes evacuados van a poder volver a sus casas, para reanudar las actividades, tras la ilustre pausa del dos mil once.

Compartir

Comentarios