Así fue como ‘el monstruo de Amstetten’ secuestró a su hija por 24 años y la violó más de 3 mil veces

Noticias 509 Visitas

Secuestró a su hija por 24 años y la violó más de 3 mil veces. El incesto existe desde el comienzo de los tiempos, no obstante, uno de los casos más impactantes es la historia de Josef Fritzl, el monstruo de Amstetten, en Austria, reseñó Biobio Chile.

Fritzl sostuvo por veinticuatro años secuestrada a una de sus hijas, periodo en el que no solo abusó sexualmente de ella en más de 3 mil ocasiones, sino además de esto procrearon 7 hijos.

El hombre empezó a violar a la pequeña cuando apenas tenía once años y a los dieciocho decidió encerrarla por siempre en el sótano de la hostal donde vivía al lado de su esposa, y donde además de esto alquilaba habitaciones.

A lo largo de la investigación por el rapto de su hija, asimismo se descubrió que Josef sostuvo a su madre en cautiverio por cerca de veinte años.

En mil novecientos sesenta y cinco, la mujer se trasladó al hogar de Fritzl quien todavía dolido por la vida que le dio, decidió vengarse encerrándola en el ático cuyas ventanas fueron tapiadas con ladrillos para sostenerla en la obscuridad. El hombre la sostuvo allá hasta el momento en que la mujer murió en mil novecientos ochenta.

La esposa de Josef, Rosemarie, aseguró que jamás sospechó lo que ocurría con su suegra.

Josef y Rosemarie tuvieron a su cuarta hija a quien nombraron Elisabeth. Como su madre, la pequeña tenía una personalidad tímida y apacible, algo que no le agradaba a su padre mas que no impidió que comenzase abusar de ella cuando apenas tenía once años.

Secuestró a su hija por 24 años y la violó más de 3 mil veces

Secuestró a su hija por 24 años y la violó más de 3 mil veces

En mil novecientos ochenta y tres, cuando tuvo la edad suficiente para cuidarse de si misma, escapó de su casa y se ocultó en Viena, en el hogar de un amigo. La policía, no obstante, dio con su paradero y la retornaron con sus progenitores.
Josef comentaba a sus amigos que la joven tenía malas compañías y que aun tomaba y se drogaba, con lo que no le extrañaría que volviese a huir de casa.

El veintinueve de agosto de mil novecientos ochenta y cuatro, Fritzl le solicitó ayuda a Elisabeth para llevar una puerta al sótano -donde había construido una habitación segrega- . Cuando estuvieron allá el hombre puso una toalla con cloroformo en el semblante de la joven, quien quedó inconsciente inmediatamente. Desde ese día, jamás más volvió a salir de ese cuarto. El hombre la sostuvo encadenada a la pared y solo la liberada para violarla.

A lo largo del tiempo que sostuvo a Elisabeth apartada, la mujer tuvo 7 hijos con su padre. Conforme declaró , en mil novecientos noventa y seis tuvo gemelos, mas uno de los bebés nació con inconvenientes respiratorio y Fritzl se negó a llevarlo a un hospital… El pequeño murió a los poquitos días. Su padre se encargó del cuerpo y lo cremó en la caldera de la hostal.

Otros 3 menores fueron arrebatados del lado de su madre y dejados en diferentes ocasiones afuera del hogar de los Fritzl a fin de que fuesen criados por Rosemarie.

El diecinueve de abril de dos mil ocho, la hija mayor de Josef y Elisabeth, Kerstin, empezó a padecer de fuertes dolores estomacales cayendo inconsciente a las pocas horas. La mujer le suplicó a su padre llevarla a un centro de salud, quien por último accedió y llamó a una ambulancia diciendo que había encontrado a la joven de esta forma en la puerta de su casa.

Secuestró a su hija por 24 años y la violó más de 3 mil veces

En la clínica, los médicos descubrieron que Kirsten de diecinueve años padecía de un inconveniente nefrítico mas como no contaban con su historial médico empezaron a buscar a sus progenitores.

Al día después Josef volvió al centro de salud señalando que halló una nota de la mamá de la joven y que era nada menos que Elisabeth. “Por favor, por favor, cuídenla. Kirsten le tiene temor a la gente. Kirsten, por favor, mantente fuerte hasta el momento en que nos volvamos a ver”, afirmaba el papel.

Compartir

Comentarios