Técnicas para divorciarse sin hacer daño

Amor 345 Visitas

Técnicas para divorciarse sin hacer daño. El divorcio para algunas personas es la muerte de la pareja, para otros es la oportunidad de crecer y renacer en la vida. El divorcio es una decisión importante que servirá para corregir situaciones, poner un alto y regresar en el camino. Lo mejor que puede hacer la pareja es separarse para meditar, pensar, reflexionar y evaluar la situación desde otra perspectiva y plantear nuevas alternativas.

Técnicas para divorciarse sin hacer daño

Técnicas para divorciarse sin hacer daño

Cuando una pareja comienza a amenazarse con el divorcio es porque ya la magia ha desaparecido; cada uno tiene derecho a ser feliz, no vale la pena cultivar el odio y el resentimiento. Si alguno se equivocó es necesario corregirlo y para eso está el divorcio. No es necesario crear una tragedia ni un campo de batalla, la mejor manera es entablar una separación, esto es un derecho que ambos poseen. Hay que hablar sinceramente poniendo las cartas sobre el tapete y aprovechar el momento de hablar con la pareja tranquilamente y expresarle los deseos. La persona debe manejarse con menos rabia y resentimiento, sin temores ni  miedo, reconociendo que no se pudo ser parejas lo cual no significa que no puedan ser grandes amigos.

Es recomendable retirarse para poner en orden las ideas, los sentimientos y los pensamientos, detenerse  en el  camino  y lograr poner las cosas en su sitio. No se debe permitir que los familiares, los hijos al igual que los abogados interfieran en las decisiones, ya que eso ocasionaría un proceso más doloroso para todos.

El hombre y la mujer al formar una pareja se juraran amor eterno y cuando deciden separarse tienden se sumergen en la rabia, el dolor y el fracaso. No hay que dejar que esto impida una visión clara de la situación. Así la persona logrará saber quién eres y para dónde quieres ir. Se tiene que tratar de analizar las causas que ocasionaron la ruptura, generalmente fueron ocasionados por la falta de comunicación, de contacto, es posible que el amor que murió en realidad nunca existió, no hay que buscar culpables, una pareja en verdad no se hace solo de amor es un proyecto de pareja, de vida, de dos personas que deciden hacerlo juntos, acompañándose y mirado juntos hacia el futuro. El divorcio es una transición difícil en la que se debe estar claro con la decisión.

Es importante no hacerse daño mutuamente o a los demás, se debe confrontar la realidad, tratar de ser objetivo, de crecer y ser feliz, la idea es no sufrir, por ello no se tiene que enfrentar al divorcio con resentimientos y odio sino de manera inteligente sin herirse.

Si la pareja tuvo hijos en la relación lo correcto es reunir a la familia para informales de la decisión. Ambos padres mamá y papá se tienen que  comprometer con ellos a  mantener una presencia incondicional, la información debe ser clara y precisa para que los hijos comprendan que ellos no son parte del problema, no son jueces ni jurados; hacerlos sentir  que seguirá la normalidad en sus vida y que se mantendrán siempre de manera intacta la relación triangular con ellos.

El divorcio en si no hace daño, sino todas las cosas que se hacen cuando se está en posición de rabia y de dolor.  Hay que saber manejar la separación para no herir a los que los rodean.

Compartir

Comentarios