Todo lo que debes saber sobre los dolores de cabeza y la migraña

Salud 307 Visitas

Todo lo que debes saber sobre los dolores de cabeza y la migraña. Si bien el dolor es una prueba de desajuste corporal, el de cabeza es muy particular, ya que puede provenir de cualquier parte del cuerpo y mostrar diversas dificultades de nuestro organismo: algunas moderadas, otras severas y sólo un pequeño porcentaje graves.

Todo lo que debes saber sobre los dolores de cabeza y la migraña

Todo lo que debes saber sobre los dolores de cabeza y la migraña

Según los primeros hombres que poblaron el planeta, la culpa de los dolores de cabeza que los afectaban eventualmente, era de algunos espíritus malignos que los golpeaban desde el interior del cerebro; por ello, a los enfermos con este mal, se les abría un orificio en el cráneo para que el demonio pudiera salir y por ende, aliviar este tormento. Hoy, miles de años después, a pesar de que ya no se cree que la causa de esta dolencia sea responsabilidad de seres inmateriales, todavía los humanos no han logrado doblegar y vencer a esta aflicción que los abruma desde siempre y que, probablemente los aquejará aún en el futuro.

 En alguna oportunidad, seguro en más de una, habrás sentido esa desagradable sensación de pesadez en el cráneo, presión cerebral, tensión en el cuello o visión cansada, que indudablemente termina en una frase: ¡Qué terrible este dolor de cabeza!. Las estadísticas indican que es un problema frecuente en más del 60% de la población, y en un 80% de los estudiantes. Según el neurólogo Jaime Segal, esta situación, como todo dolor, es una manifestación del organismo para atraer la atención de su dueño e indicarle que hay algo que no anda del todo bien.

 Muchas causas posibles

Si bien el dolor es comprendido como una muestra de desajuste corporal, el de cabeza resulta bien particular. Cuando una persona se queja de una molestia estomacal, está segura que hay algo en su sistema digestivo que no funciona correctamente; cosa que no ocurre con la cabeza, ya que este agobio puede provenir de disímiles condiciones, algunas moderadas, otras severas y unas terceras incluso graves, completamente diferentes y distanciadas dentro del cuerpo.

 Los especialistas dividen las causas de los dolores en tres grandes grupos: locales -cráneo y cara-, cerebrales y extracerebrales. Algunos de los ejemplos de problemas externos que puedan ocasionar esta dolencia son: anemia, trastorno de los glóbulos blancos o de las plaquetas, enfermedades renales, tensión alta o inflamación de arterias o males en el aparato digestivo. Igualmente, las molestias otorrinas, odontológicas, o problemas de la vista, pueden desencadenar una molestia de este tipo.

Una luz de alerta se enciende

Lo más común en dolores de cabeza, según los neurólogos, es observar que se producen luego de haber pasado por una tensión muy fuerte, estrés excesivo o una contracción muscular que desencadena la aflicción que, aunque muchos crean que sucede en el cerebro, no es así. Aclara el doctor Segal que este órgano es insensible al dolor, la molestia se genera en sus envolturas -las meninges-, porque los vasos están dilatados o los nervios están sometidos a presiones.

 El verdadero problema de los dolores de cabeza se encuentra en el cráneo, esta caja dura contiene al cerebro, sangre y líquido cefalorraquídeo. Idealmente, estos tres componentes deben encontrarse en equilibrio, cuando éste se quebranta, por alguna razón externa o interna, aparece la molestia a fastidiar un día de trabajo o de placer con la presión en la cabeza y la sensación de que ésta está a punto de estallar.

 Con las pastillas a tope

¿Qué otro remedio que la tradicional aspirina para el dolor de cabeza, o el infaltable analgésico? La pastilla como remedio perfecto para curar los malestares de la testa. Sin embargo, su uso debe ser comedido, ya que algunos estudios han revelado que su consumo excesivo puede empeorar las molestias, y como explica el doctor Jaime Segal, una de las razones de ello es que el cuerpo se acostumbra a la presencia de los componentes y se inmuniza a sus beneficios. La segunda causa, la explica un análisis hecho en Inglaterra en el que se demostró que el ser humano necesita dos meses para eliminar las toxinas que el exceso de los analgésicos deja en el organismo.

El cerebro, aunque no duele, posee unos centros que registran el dolor, asunto que permite mantener el equilibrio interno de este órgano. Los analgésicos actúan sobre esta zona y modulan la situación de desequilibrio que internamente se produce. Sin embargo, como explica el doctor Segal, no resuelven la causa verdadera del problema, que debe ser detectada y tratada por un especialista. Para el neurólogo es muy importante que las personas entiendan que no todo lo hacen los medicamentos; debe escucharse al cuerpo cuando avisa, a través de las molestias, que su dueño está administrando de una forma inadecuada su ritmo de vida. Asunto que hay que modificar para alejar definitivamente el dolor de nuestro camino.

La migraña una verdadera enfermedad

Hace algunos años las personas que sufrían dolores de cabezas frecuentes y agudos no sabían qué nombre colocarle a tal mal, hasta que la palabra mágica surgió de entre los científicos para dar en el clavo: migraña. Es considerada toda una enfermedad, aunque para algunos neurólogos la ubican, en la clasificación de los dolores de cabeza, dentro del grupo de los llamados funcionales, es decir, los que aparecen con una finalidad: hacerle saber al dueño del cuerpo que algo no funciona exactamente como debería.

Se caracteriza por ser un dolor pulsátil o palpitante, que se alterna con períodos libres de síntomas, ocasionado, generalmente, por desajustes químicos que pueden estar motivados por el estrés, la tensión, aunque también se ha determinado que tiene un componente hereditario. Aproximadamente un 12% de la población sufre de este mal, más frecuente además en mujeres con un 63% frente a un 36% en los hombres. Además de la sensación desagradable de las jaquecas, en un 25% de los casos se presentan algunos síntomas 24 horas antes del dolor: hormigueo en las extremidades, pérdida de fuerza en brazos y piernas, náuseas, vómito, disminución del campo visual e hipersensibilidad auditiva, cambios en el ánimo y en la alimentación.

Los principales tipos de migraña según los especialistas son:

  • Sin Aura o común: Dura entre 4 y 72 horas. Se localiza a un lado de la cabeza, y el dolor es lo bastante grave para limitar la actividad diaria, puede ir acompañada de náusea, vómito o hipersensibilidad al sonido y a la luz.
  • Con Aura: es la migraña conocida como clásica, causa dos o más ataques precedidos por síntomas neurológicos, molestias visuales, visión borrosa, destellos y pérdida parcial del campo visual.
  • Cefalea de tensión: duran entre 30 minutos y siete días. Se presenta con dolor opresivo a ambos lados de la cabeza, intensidad suave o moderada, pero no tan grave como para impedir el trabajo. No hay náusea ni vómitos.
  • Cefalea en racimos: dolor intenso con duración entre 15 a 180 minutos, la molestia se puede localizar en los ojos, en las sienes, o sólo en un lado de la cabeza; relacionado además con algunos signos localizados en los lados afectados: conjuntivitis, lagrimeos, congestión nasal, sudor facial.

¿Cuándo debemos preocuparnos?

  • Dolores de cabeza a diario que empeoran con los días o las semanas
  • Si tomas calmantes y no se resuelve la aflicción.
  • Cuando afecta tu vida cotidiana (no te dejan ir al trabajo o asistir a un compromiso social)
  • Si aparecen acompañados por cambios de visión, mareos, debilidad en los brazos o piernas.
  • Si son desencadenados por el ejercicio físico.
  • Si se presenta un cambio con respecto a tus dolores de cabeza habituales.
Compartir

Comentarios