Tratamiento anti estrés antes de casarse y un poco más allá

Amor 244 Visitas

Tratamiento anti estrés antes de casarse y un poco más allá. Los preparativos prenupciales siempre han significado un dolor de cabeza, ya que son muchos detalles que cuidar. Muchas mujeres olvidan que el cuidado de la piel es tan importante como el vestido, la fiesta y las invitaciones. A continuación se presenta un tratamiento corporal que las prepara para lucir radiantes el día de la boda. A pesar de que, desde pequeñas, la mayoría de las mujeres sueñan y esperan ansiosamente el día de su boda, cuando llega ese momento desean lo contrario. Son muchos los compromisos que hay que cumplir, y es en ese instante cuando el estrés se convierte en un enemigo funesto.

Tratamiento anti estrés antes de casarse y un poco más allá

Tratamiento anti estrés antes de casarse y un poco más allá

El velo de novia

Desde el día que se fija la fecha, la novia no pega un ojo pensando en los invitados, en la celebración, en la comida, en el vestido y en un sinfín de detalles que hacen que la apariencia se desgaste y deteriore. A todo esto se le suma las mil y quinientas pruebas del vestido, y todo el ajetreo del fotógrafo, el maquillaje, la lista de regalos, entre otros. Para que no se acumulen todos los signos de cansancio, estrés y preocupación es recomendable realizarse el llamado velo de novia. El nombre es poco técnico y da la impresión de ser rudimentario. Lo que es incorrecto. “Este tratamiento es holístico, pues trabaja la parte corporal y espiritual”, señala Michell Da Silva, cosmetóloga especializada, quien asegura que no sólo es la mejor terapia antiestrés, sino también es un método muy completo que exfolia e hidrata todo el cuerpo.

Cuando se entra a algún centro de estética y belleza, nunca puede faltar la presencia de una enorme lista con nombres demasiados sofisticados, que al leerlos no sólo son impronunciables sino que además son inentendibles para muchas mujeres. A pesar de que el velo de novia se encuentra en un vocabulario cristiano, es uno de los tratamientos que más despierta la curiosidad de las clientas. Pues, aunque no se esté pensando ser el protagonista de una ceremonia matrimonial, su significado no se relaciona mucho con el mundo de la estética.

60% de las mujeres que se someten a este procedimiento son novias estresadas por los preparativos nupciales, y el 40% restante son personas solteras, viudas o casadas que necesitan brindarle cuidados a su cuerpo. “No hay que ser una novia y estar próxima a casarse para recurrir a este tratamiento. Cualquier persona puede entrar a cabina y hacérselo”, asegura Da Silva, al explicar que lo importante es disponer de tiempo y de ganas. Pues se recomienda que una vez terminado el proceso, la paciente se vaya directamente a su casa a descansar y no haga ninguna actividad laboral. 

¿En qué consiste el tratamiento?

El velo de novia es un método que, a diferencia de muchos otros, amerita de muchas horas tanto por parte de la masoterapeuta y cosmetóloga, como del paciente. “El tiempo puede variar dependiendo del cliente. Lo normal son tres horas y media. Pero hay casos de personas que se han quedado dentro de la cabina cinco horas”, afirma Da Silva.

Los factores que pueden intervenir en este proceso, es decir, los elementos que hacen que la sesión se haga más larga o más corta es la conexión y el feeling que haya entre la masoterapeuta, la cosmetóloga y la cliente, así como también lo relajada que se encuentre la persona. “Incluso, se han visto algunas pacientes que lloran, ríen o pasan todo el tratamiento hablando y contando sus penas”, agrega Da Silva. El ambiente es otro aspecto fundamental dentro del procedimiento, pues si no es el más adecuado puede que no se logren los resultados y que la persona llegue al estado alpha. “En la cabina debe existir una atmósfera relajada, y deben coexistir la aromaterapia y la musicoterapia”, señala Da Silva.

La razón de tantos segundos, minutos y horas, es que primero se realiza la llamada etapa de pretratamiento, donde se exfolia todo el cuerpo, y se lleva a cabo un peeling corporal y facial. “Esta etapa es muy importante, pues de esa manera se retiran las células muertas del cuerpo y se prepara la piel para que absorba mejor los productos”, aclara Gabriela González, masoterapeuta.

Paso a paso con el velo de novia

En la fase propia del tratamiento se empieza con una hidratación con colágeno y elastina. Luego, se utiliza un electrodo de vidrio, el cual contiene gas de neón que permite que los poros se abran y las sustancias nutran los tejidos.

Posteriormente se le aplica al cliente parafango, hecho de parafina y fango marino. “Después de recubrir de fango a la persona, se la envuelve con papel osmótico, para luego aplicarle la luz infrarroja que calienta el parafango y hace que la piel absorba los nutrientes”, agrega Da Silva. Este proceso hidrata, alimenta y le da un efecto sedoso a la piel. Tiene una duración aproximada de 25 minutos. Y para contrarrestar la sensación de calor, se procede a quitar el parafango y se aplica una mascarilla de gel frío para cerrar los poros.

El paso que sigue es los masajes antiestrés. Dentro de este procedimiento existen dos opciones que dependerán de la clienta. Se puede realizar un simple masaje o un masaje a cuatro manos, es decir dos personas llevan a cabo el trabajo. Este último se llama vomnere y es un masaje que va desde la punta de los dedos hasta la punta del cabello.

Seguidamente se realiza el velo de colágeno, el cual es ideal para darle elasticidad y reafirmar la piel. “Se aplica el colágeno y con un rociador de agua se activa el fluido para que de esa manera se adhiera a la piel”, aclara Da Silva.

Para culminar, se lleva a cabo un baño de pétalos de rosa y un masaje final. “Al terminar la sesión se le da una taza de infusión a la clienta como complemento, y se le recomienda que no realice algún esfuerzo o actividad”.

Además de las etapas anteriormente nombradas, dentro del proceso se realiza el drenaje linfático, la digitopresión, el bombeo, el amansamiento y el pellizqueo. “Los masajes se hacen con las yemas de los dedos y son ideales para liberar el cuerpo de toxinas y aliviarlo de tensiones”, concluye Da Silva. Los resultados de este completo tratamiento son una piel tersa, suave, hidratada y limpia.

Compartir

Comentarios