Estudio destruye el mito de que los guerreros medievales no se movían bien con armadura

Noticias 108 Visitas

Usar armadura no era difícil para peleadores de la Edad Media. Contrario a lo que se piensa, los guerreros medievales sí se podían desplazar con agilidad para batallar con sus armaduras de acero, descubrió un nuevo estudio en Suiza.

El estudio destroza el mito de que los caballeros andantes medievales no se movían bien con armadura. Dichas armaduras, destinadas a resguardar el cuerpo de los señores ricos en combate pesaban cerca de veintiseis kilogramos sin el yelmo.

Usar armadura no era difícil para peleadores de la Edad Media

Usar armadura no era difícil para peleadores de la Edad Media

Los estudiosos suizos de la Universidad de Ginebra han hecho múltiples ensayos para saber si era posible ejecutar la rutina de ejercicios que efectuaba Juan le Maingre “Boucicault”. Le Maingre fue Mariscal francés y a lo largo del reinado de Carlos VI (mil trescientos noventa y uno), se hizo conocido por su forma física y su rutina de ejercicios.

Además de esto, fue un militar que tuvo muchas victorias en batalla. El secreto, se afirma, era la rutina diaria que realizaba con todo y la armadura puesta. Los ejercicios incluían: saltar a lomos de un caballo, correr grandes distancias, ejercitar los brazos con un hacha o bien martillo, subir una escalera de mano valiéndose solo de los brazos, escalar paredes y hacer saltos con zapateta.

Ciertos textos medievales nos afirman que las cosas eran muy diferentes a lo que vemos en las películas. Los estudiosos reprodujeron los ejercicios que aparecen en un manuscrito medieval que se halla ahora en la Biblioteca Nacional de Francia.

Con una réplica de la armadura (sin emplear el casco), resultó que todos y cada uno de los ejercicios son posibles de ejecutar, aparte de que se pueden hacer con sorprendente agilidad. Los estudiosos descubrieron que el inconveniente de la armadura es que mengua la resistencia física.

El cansancio se debe a que el consumo de oxígeno es más alto. Llevar casco es peor pues no se puede respirar bien con el visor abajo. El experimento se publicó últimamente en la gaceta Historical Methods: A Journal of Quantitative and Interdisciplinary History , mas no se considera concluyente por tener una población objetivo menor.

No obstante, nos da una idea de lo que podía hacerse con una armadura puesta. Mira el video:

Compartir

Comentarios