Vehículo sin conductor de Google se estrella contra un autobús

Curiosidades 249 Visitas

Vehículo sin conductor de Google se estrella contra un autobús. Un vehículo autónomo de Google se estrelló contra un autobús en California. Si bien este no es el primer accidente de este género -con rasgaduras pequeñas, debido a un fallo humano-, puede ser la primera vez que el propio vehículo haya ocasionado los daños.

El turismo viajaba a 3 quilómetros por hora, y en algún instante decidió salir delante de un autobús que se movía a veinticuatro quilómetros. El pasajero que iba en el vehículo Google supuso que el vehículo del transporte público reduciría su velocidad con la intención de dejarle girar a su izquierda, mas cuando vio que podría colisionarse sencillamente no anuló el equipo de coche conducción.

Vehículo sin conductor de Google se estrella contra un autobús

Vehículo sin conductor de Google se estrella contra un autobús

Un informe dado a conocer en público, apunta que el algoritmo de a bordo no comprendía que ciertos automóviles -incluyendo buses – son menos propensos a ceder el paso a los coches más pequeños que otros. Google ya ha declarado que actualizó su software, y afirmó que sus ingenieros y programadores “esperan manejar situaciones como esta con más gracia en el futuro”.

Si bien no hubo heridos en el accidente que resultó un tanto trágico, Google se ha reunido con el Departamento de Automóviles Motorizados de California (DMV) para discutir la responsabilidad. Si el vehículo resulta culpable, va a ser un pequeño revés a la iniciativa de los coches autónomos de Google.

Google admitió algo de responsabilidad por el percance, en que la camioneta Lexus, pese a estar pertrechada con cámaras y sensores, chocó con el costado del autobús.

Vehículo sin conductor de Google se estrella contra un autobús

Google escribió que su coche trataba de evadir sacos de arena en una intersección cerca de su sede empresarial en Mountain View, California, cuando la parte delantera izquierda chocó con el costado derecho del autobús. El vehículo de Google trataba de girar a la izquierda para evadir los sacos de arena que estaban a su derecha, y poder plegar a la derecha.

El pasajero escolta del carro —que conforme leyes estatales debe estar en el asiento delantero del vehículo y debe tomar el control en caso necesario— creyó que el autobús iba a ceder cuando ocurrió el choque, conforme el reporte.

Si bien Google no le echó la culpa a absolutamente nadie, emitió un comunicado afirmando que “claramente algo de la responsabilidad recae en nosotros pues si nuestro vehículo no se hubiese movido, no hubiese ocurrido el choque”.

El comunicado calificó el percance “un ejemplo propio de la dificultad de conducir, todos tratamos de adivinar el movimiento del otro vehículo”.

Los carros Google han estado implicados en prácticamente doce choques en Mountain View y sus aledaños desde el momento en que empezaron a ser sometidos a prueba en las calles de la urbe a principios del dos mil quince. En la mayor parte de los casos, fueron los carros Google los que fueron chocados por otros. Absolutamente nadie ha quedado lastimado de consideración.

Apenas el mes pasado, los reguladores de la National Highway Traffic Safety Administration de Estados Unidos (NHTSA) decidieron que los turismos de coche-conducción han de ser tratados como conductores humanos. Esto quiere decir que no hay ningún requisito legal a fin de que un humano tenga el control de un vehículo autónomo, lo que propón una pregunta interesante: Si un turismo de coche-conducción se estrella contra otro vehículo, ¿quién es el culpable?

Vehículo sin conductor de Google se estrella contra un autobús

En dos mil diez se registraron en U.S.A. dos.24 millones de accidentes de tránsito, prácticamente siempre y en todo momento debido a un fallo humano; en conjunto, se perdieron más de treinta y cinco,000 vidas. Los vehículos autónomos se supone, en última instancia, podrían reducir estos números lo más posible.

En verdad, un reciente informe de la Entidad de Administración de Centros Comerciales en el R. Unido, sugirió que el noventa y cinco por ciento de los accidentes de tráfico se podrían eludir si los automóviles de coche-conducción son extensamente adoptados.

Compartir

Comentarios