Vértigo el gran enemigo de nuestro equilibrio

Salud 251 Visitas

Vértigo el gran enemigo de nuestro equilibrio. Sentir que el mundo está dando vueltas mientras se está en reposo o que los objetos circundantes giran por sí solos, es un signo característico del vértigo. Este trastorno del equilibrio deja fuera de ubicación -con respecto al espacio- a las personas que lo padecen. Su tratamiento será válido al encontrar las verdaderas causas que lo originan.

Vértigo el gran enemigo de nuestro equilibrio

Vértigo el gran enemigo de nuestro equilibrio

El vértigo se define como una alucinación según la cual se perciben movimientos que no existen. Se puede presentar a cualquier edad, aunque es raro en niños y más frecuente en la edad madura. El vértigo es entonces un trastorno relacionado con el sistema de equilibrio del organismo, que le permite al cuerpo saber dónde están los pies y la cabeza al mismo tiempo que controlar su postura.

 El sistema de equilibrio del organismo está conformado con la información sensorial que proviene del oído interno, la información visual y las sensaciones derivadas de los receptores que hay en la piel, los músculos y las articulaciones. Es entonces cuando una o más de estas informaciones entran en conflicto, por una enfermedad, estrés o angustia, cuando la persona puede tener sensaciones de vértigo con pérdida del equilibrio e inestabilidad.

 Si la sensación es rotacional o se caracteriza por la sensación de caída hacia algún lado, el origen del trastorno puede estar en el oído interno. Pero si la sensación general es de inestabilidad o mareo, entonces el problema puede ser visual o cerebral. Las sensaciones vertiginosas o de movimiento rotacional generalmente también van acompañadas de náuseas, vómitos, sudor, palidez y desaliento, pero nunca se llega a la pérdida de la conciencia. En caso de haberla, se estaría al frente de un problema de origen cerebral.

 Síntomas y orígenes del vértigo

Los síntomas más comunes suelen ser cefalea, zumbido en los oídos y hasta posible pérdida de la audición. Las dificultades para caminar también son frecuentes. Cuando el origen del vértigo está en el oído y es conocido como un vértigo periférico, el trastorno suele ser provocado por infecciones virales, traumas o consumo de medicamentos -como algunos antibióticos y diuréticos-, que afectan el laberinto y que pueden ocasionar también la pérdida de la audición. El vértigo ocasionado por infecciones virales es el tipo más común. También existen otras causas como las originadas en el oído interno. Un simple tapón de cera en el oído -que impacte contra la membrana timpánica- puede producir un vértigo, así como en el caso de padecer de otitis, esclerosis múltiple, isquemia cerebral, problemas cardíacos, arteriosclerosis o fallas en la visión.

 ¿Qué hacer en caso de vertido continuo?

Es fundamental que la persona afectada acuda a una consulta médica, ya sea con un neurólogo, un otorrinolaringólogo, un internista, un neurocirujano o un médico general. La realización de diferentes pruebas especializadas servirá para valorar el estado de la audición y el sistema de equilibrio. Las imágenes diagnósticas, como la resonancia magnética y los sistemas de ultrasonido, servirán para calcular la irrigación de las arterias que van al cerebro, los oídos y otros sistemas del organismo. Sólo un diagnóstico preciso podrá determinar el tratamiento que se deberá seguir, aunque la opción de recostar a la persona con los ojos cerrados también es válida.

Compartir

Comentarios